Si necesitas ahorrar, considera la opción de reducir el gasto mensual destinado a belleza (cosméticos, maquillaje, tratamientos…). No es necesario renunciar al maquillaje, puedes conseguir ahorrar si sigues los siguientes trucos y compras de manera inteligente.

1. Usa los productos de belleza que ya tienes

Muchos de nosotros dejamos de usar nuestro maquillaje o cosméticos antes de que se terminen porque no nos gustan por alguna razón. Busca en casa los productos que dejaste abandonados y termínalos antes de comprar otros nuevos.

Termina los productos de belleza que ya tienes antes de comprar nuevos

2. Cámbiate a marcas menos caras

Esto puede parecer obvio, pero mucha gente piensa que debe comprar su champú o el maquillaje de la misma calidad que los del salón de belleza. Si siempre has usado productos de marca probablemente no te hayas dado cuenta de que existen muchas marcas buenas y baratas. Prueba con un producto a encontrar una marca sustituta más barata y aceptable.

3. Compra a granel o tamaño familiar

Por lo general, la compra a granel o el mayor tamaño disponible te permite ahorrar algo de dinero. Si haces esto con todos tus productos de belleza, podrás ver cómo empiezas a ahorrar rápidamente. Pero asegúrate de comprobar el precio por unidad al comprar el mayor tamaño disponible. A veces las tiendas  cobran más por los tamaños más grandes a propósito, sabiendo que los clientes tienden a comprar esos tamaños al pensar que pueden resultar más económicos.

4. Utiliza cupones de descuento

Puedes conseguir ahorrar mucho dinero buscando cupones para productos de belleza. Cuando veas alguna oferta, aprovecha y compra bastante cantidad para que te dure mucho tiempo y no necesites volver a comprar hasta que vuelva a haber una oferta. Regístrate en las newsletters para recibir ofertas por correo electrónico de tus marcas favoritas.

5. Utiliza menos cantidad de producto

Seguro que has visto anuncios de pasta de dientes donde cubren todo el cepillo de pasta. Los publicistas utilizan esta estrategia de marketing a propósito, ya que cuanta más pasta uses cada vez, antes tendrás que comprar. Sin embargo, puedes conseguir unos dientes igual de limpios utilizando un cuarto de la cantidad que recomiendan los fabricantes. Con el champú ocurre lo mismo: no necesitas enjabonarte el pelo dos veces en cada lavado para conseguir que tu pelo esté limpio.

6. Consigue muestras gratuitas

Yo siempre tengo un montón de muestras gratuitas de productos de belleza en mi aseo. Me llevo a casa todas las muestras que encuentro: en hoteles, revistas, eventos, etc. Incluso las farmacias tienen muestras gratuitas para darte si las pides. De esta manera puedes conseguir producto gratis y también probarlo antes de decidirte a comprarlo.

7. Una misma botella para toda la familia

Parece que cada persona en la familia tiene su propia marca favorita. Si en tu casa viven cinco personas y cada uno utiliza una marca distinta de champú, tienes que comprar cinco champús diferentes. Además, necesitas más espacio para guardarlos y también puede pasar que no todos terminen la botella. Trata de elegir una marca que os guste a todos o escoged una distinta cada vez.

10. Sé flexible

Si quieres obtener la mejor oferta posible, tienes que ser flexible sobre qué productos de belleza comprar. Por ejemplo, mi pareja y yo preferimos usar jabón de pastilla, pero siempre que podamos conseguir jabón en gel de oferta, utilizamos ese en su lugar.

 

11. Piensa el porqué de comprar maquillaje

¿Compras el maquillaje para estar más guapa en eventos especiales o para parecer más profesional en el trabajo? ¿Compras maquillaje por costumbre o cuando estás un poco triste para animarte? Asegúrate de que tienes una buena razón para comprar maquillaje y productos de belleza. Si tienes la falsa idea de que usar maquillaje te hace sentir mejor, entonces deberías dejar ese hábito de compra.

13. Pruébalo antes de comprarlo

Hace un tiempo, me quedé sin colorete, así que fui a la tienda a comprar más. Elegí uno de un color que me pareció similar al que tenía. ¡Error! Tenía un color tan intenso que parecía un payaso. Si hubiera probado el producto antes de comprarlo me habría ahorrado 20€ y me habría evitado el volver a la tienda a comprar más. Algunas tiendas te devuelven el dinero si el producto no cumple con tus expectativas. Infórmate sobre eso en las tiendas y marcas donde vayas a comprar.

14. Comprar pinceles de maquillaje de calidad

A veces realmente no importa qué producto se utiliza, siempre y cuando se aplique correctamente. La sombra de ojos aplicada con una brocha cualquiera nunca quedará igual que si lo haces con brocha específica para sombra de ojos.

15. Sólo compra los productos de belleza más importantes

Yo no uso mucho maquillaje, pero me gusta usar el colorete. Me hace mejor color de cara, así que no me importa gastar un poco más de dinero en colorete. Por el contrario, tengo una amiga que sólo usa máscara de pestañas, por lo que todo su presupuesto de maquillaje lo invierte en rímel. Elige los productos que son más importantes para ti e intenta que sea el único maquillaje que compres.