Quiero empezar esta entrada con un breve ejercicio. Saca una hoja de papel y anota todos sus gastos fijos: alquiler, hipoteca, coche, luz, agua, línea telefónica, seguro, colegio, etc.

Luego anota todos tus gastos variables. Es decir,  lo que gastas en comida, cine, compras, cafés, tabaco y otras cosas similares. Si no sabes en qué gastas tu dinero, haga un seguimiento de tus gastos durante un período de dos semanas, comprueba lo que gastas y haz el ejercicio.

Suma todos los gastos. ¿Qué cifra obtuviste? probablemente una gran cantidad de dinero. Y apuesto a que habrá muchos gastos que no te diste cuenta de que estaban allí. Los expertos financieros llaman a estos “gastos fantasma”: nunca sabemos que están allí porque los gastos son muy pequeños. La gente sangra dinero sin darse cuenta. Un euro aquí y un euro allí y va sumando. Incluso una botella diaria de agua o una chocolatina pueden significar una cantidad sustancial a lo largo de un año.

Ahorrar es más fácil de lo que crees

¿Qué tiene que ver esto con los viajes? Una de las principales razones por las que pensamos que no podemos viajar por todo el mundo es el dinero. “No puedo pagarlo”, dice la gente, “tengo demasiados gastos”. La mayoría de nosotros ciertamente tiene gastos que no podemos recortar (aunque recuerda que cuando viajas por el mundo, todos esos gastos desaparecen), pero si reducimos nuestros gastos, sobretodo los fantasma, y encontramos la manera de ahorrar, podemos recaudar ese dinero para viajar mucho más rápidamente.

No importa lo barato que queramos viajar, un viaje siempre requiere algo de dinero. No hay manera de evitarlo, así que para ahorrar para nuestros viajes, necesitamos reducir nuestros gastos. Aquí hay algunas formas sencillas y creativas de reducir sus gastos, ganar dinero y ponerse en marcha antes.

Se puede ahorrar fácilmente recortando en pequeños gastos

Reduce el gasto en café

El café es un gasto diario que en silencio drena tu cuenta bancaria sin que te des cuenta. Que el café diario a 1,50€ te cuesta 42€  al mes y 504€ al año. Eso ya te da para unas buenas vacaciones. ¿Qué es más importante: su taza diaria o pasar más tiempo viajando? Deja el café, empieza a beber té, o prepare su propia taza en casa. Es un gasto fácil y de bajo esfuerzo que puede producir grandes ahorros de inmediato.

Ahorra cocinando

Todos necesitamos comer, pero los restaurantes están bastante caros últimamente. Para reducir el gasto en comida, cocina más a menudo. Yo aprendí a cocinar mientras estaba en la universidad (una habilidad que me ha ayudado desde entonces) y antes de irme a mi primer viaje, recorté las veces que comía fuera de casa a dos veces por semana. El resto de veces me la preparaba yo. Además, las sobras de la cena las utilizaba para el almuerzo del día siguiente, ahorrando así más dinero. Tampoco necesitas ser un genio en la cocina. En Internet encontrarás un millón de páginas que te enseñarán a cocinar comidas rápidas y saludables – perfecto para las personas sin mucho tiempo.