Consejos para ahorrar dinero en productos de belleza

Si necesitas ahorrar, considera la opción de reducir el gasto mensual destinado a belleza (cosméticos, maquillaje, tratamientos…). No es necesario renunciar al maquillaje, puedes conseguir ahorrar si sigues los siguientes trucos y compras de manera inteligente.

1. Usa los productos de belleza que ya tienes

Muchos de nosotros dejamos de usar nuestro maquillaje o cosméticos antes de que se terminen porque no nos gustan por alguna razón. Busca en casa los productos que dejaste abandonados y termínalos antes de comprar otros nuevos.

Termina los productos de belleza que ya tienes antes de comprar nuevos

2. Cámbiate a marcas menos caras

Esto puede parecer obvio, pero mucha gente piensa que debe comprar su champú o el maquillaje de la misma calidad que los del salón de belleza. Si siempre has usado productos de marca probablemente no te hayas dado cuenta de que existen muchas marcas buenas y baratas. Prueba con un producto a encontrar una marca sustituta más barata y aceptable.

3. Compra a granel o tamaño familiar

Por lo general, la compra a granel o el mayor tamaño disponible te permite ahorrar algo de dinero. Si haces esto con todos tus productos de belleza, podrás ver cómo empiezas a ahorrar rápidamente. Pero asegúrate de comprobar el precio por unidad al comprar el mayor tamaño disponible. A veces las tiendas  cobran más por los tamaños más grandes a propósito, sabiendo que los clientes tienden a comprar esos tamaños al pensar que pueden resultar más económicos.

4. Utiliza cupones de descuento

Puedes conseguir ahorrar mucho dinero buscando cupones para productos de belleza. Cuando veas alguna oferta, aprovecha y compra bastante cantidad para que te dure mucho tiempo y no necesites volver a comprar hasta que vuelva a haber una oferta. Regístrate en las newsletters para recibir ofertas por correo electrónico de tus marcas favoritas. Si te gustaria siempre estar de moda y tendencias y no perder tiempo, te presento descuentos especiales en las tiendas online Pull and Bear y MyProtein, donde puedes encontrar los códigos promocionales. Tambien, en Amazon de MasCupon se puede  encontrar las ofertas y los codigos promocionales en libros, música y moda.

5. Utiliza menos cantidad de producto

Seguro que has visto anuncios de pasta de dientes donde cubren todo el cepillo de pasta. Los publicistas utilizan esta estrategia de marketing a propósito, ya que cuanta más pasta uses cada vez, antes tendrás que comprar. Sin embargo, puedes conseguir unos dientes igual de limpios utilizando un cuarto de la cantidad que recomiendan los fabricantes. Con el champú ocurre lo mismo: no necesitas enjabonarte el pelo dos veces en cada lavado para conseguir que tu pelo esté limpio.

6. Consigue muestras gratuitas

Yo siempre tengo un montón de muestras gratuitas de productos de belleza en mi aseo. Me llevo a casa todas las muestras que encuentro: en hoteles, revistas, eventos, etc. Incluso las farmacias tienen muestras gratuitas para darte si las pides. De esta manera puedes conseguir producto gratis y también probarlo antes de decidirte a comprarlo.

7. Una misma botella para toda la familia

Parece que cada persona en la familia tiene su propia marca favorita. Si en tu casa viven cinco personas y cada uno utiliza una marca distinta de champú, tienes que comprar cinco champús diferentes. Además, necesitas más espacio para guardarlos y también puede pasar que no todos terminen la botella. Trata de elegir una marca que os guste a todos o escoged una distinta cada vez.

10. Sé flexible

Si quieres obtener la mejor oferta posible, tienes que ser flexible sobre qué productos de belleza comprar. Por ejemplo, mi pareja y yo preferimos usar jabón de pastilla, pero siempre que podamos conseguir jabón en gel de oferta, utilizamos ese en su lugar.

 

11. Piensa el porqué de comprar maquillaje

¿Compras el maquillaje para estar más guapa en eventos especiales o para parecer más profesional en el trabajo? ¿Compras maquillaje por costumbre o cuando estás un poco triste para animarte? Asegúrate de que tienes una buena razón para comprar maquillaje y productos de belleza. Si tienes la falsa idea de que usar maquillaje te hace sentir mejor, entonces deberías dejar ese hábito de compra.

13. Pruébalo antes de comprarlo

Hace un tiempo, me quedé sin colorete, así que fui a la tienda a comprar más. Elegí uno de un color que me pareció similar al que tenía. ¡Error! Tenía un color tan intenso que parecía un payaso. Si hubiera probado el producto antes de comprarlo me habría ahorrado 20€ y me habría evitado el volver a la tienda a comprar más. Algunas tiendas te devuelven el dinero si el producto no cumple con tus expectativas. Infórmate sobre eso en las tiendas y marcas donde vayas a comprar.

14. Comprar pinceles de maquillaje de calidad

A veces realmente no importa qué producto se utiliza, siempre y cuando se aplique correctamente. La sombra de ojos aplicada con una brocha cualquiera nunca quedará igual que si lo haces con brocha específica para sombra de ojos.

15. Sólo compra los productos de belleza más importantes

Yo no uso mucho maquillaje, pero me gusta usar el colorete. Me hace mejor color de cara, así que no me importa gastar un poco más de dinero en colorete. Por el contrario, tengo una amiga que sólo usa máscara de pestañas, por lo que todo su presupuesto de maquillaje lo invierte en rímel. Elige los productos que son más importantes para ti e intenta que sea el único maquillaje que compres.

 

Las 10 mejores maneras de ahorrar en tu vida cotiana

Todos queremos ahorrar dinero, ya sea por necesidad o para poder permitirnos ciertos caprichos.
Utiliza estos consejos para tener algunas ideas útiles para ahorrar de la manera más eficaz posible en tu vida cotidiana.

1. Elimina tus deudas 

Si todavía estás pagando algo a plazos, aumenta todo lo que te sea posible la cantidad que pagas en cada plazo. Cuanto antes termines de pagar, antes podrás empezar a ahorrar.

2. Establece metas de ahorro

Una de las mejores maneras de ahorrar dinero es visualizar aquello para lo que estás ahorrando. Si necesitas motivación, define objetivos de ahorro en una línea temporal para que te sea más fácil ahorrar. ¿Te quieres comprar una casa dentro de tres años con un 20 por ciento de pago inicial? Ahora tienes un objetivo y sabes lo que necesitas para ahorrar cada mes para lograr tu objetivo.

3. Establece un plan de ahorro a largo plazo

Configura un débito automático de tu cuenta corriente a tu cuenta de ahorros cada día de pago. Sea de 50€ cada dos semanas o 500€, sigue siempre un plan de ahorro a largo plazo.

4. Dejar de fumar

No, dejar de fumar es fácil, pero si fumas un paquete y medio todos los días, eso equivale a que podrías haber ahorrado casi 3,000€ al año si dejaras de fumar. En los últimos año, la cantidad de personas fumadoras ha disminuido considerablemente, ¡únete al club!

5. Toma una “Staycation

Aunque es un término puede está de moda, el pensamiento detrás de él es sólido: en lugar de comprar miles de billetes de avión para viajar al extranjero, busca un lugar cerca de casa para pasar las vacaciones. Si no puede conducir, busca vuelos baratos cerca de ti.

6. Gasta para ahorrar

Asumámoslo, los gastos del hogar raramente bajan con el tiempo, así llame a una compañía para pedir una auditoría que revise de eficiencia energética en toda la casa. Esto va desde mejoras sencillas como sellar ventanas y puertas hasta la instalación de nuevos aislamiento, revestimiento o electrodomésticos y productos de alta eficiencia energética. Esto te permitirá ahorrar mucho dinero a largo plazo.

7. Ahorra en el hogar

Bajar el termostato de tu calentador de agua algunos grados te permite ahorrar entre un pequeño porcentaje en gasto de agua. Y la instalación de un calentador de agua bajo demanda o sin tanque puede ofrecer hasta un 30 por ciento de ahorro en comparación con un calentador de agua de tanque de almacenamiento estándar.

8. Prepara tu almuerzo

Un consejo bastante obvio para ahorrar es evitar pequeños gastos diarios. Si comprar un almuerzo en el trabajo cuesta 5€, pero traer el almuerzo de su casa cuesta sólo 2€, entonces en el transcurso de un año, puedes haber llegado a ahorrar casi 1.000€.

9. Crear una cuenta de interés

Para la mayoría de nosotros, mantener sus ahorros separados de su cuenta corriente ayuda a reducir la tendencia a pedir prestado de los ahorros de vez en cuando. Si tus objetivos son más a largo plazo, considera productos con tasas de rendimiento más altas como un CD de Regions o el Money Market de Regions para ahorros aún mejores.

10. Calcula tus gastos anuales

¿Gastas 10€ a la semana en snacks de la máquina expendedora en su oficina? Eso son 500€ que usted estás gastado en eso a lo largo de un año. A la larga, ese hábito suma una cifra sustancial.

Cuándo tiene sentido comprar calidad en lugar de ahorrar

Ser ahorrador no significa sólo ahorrar dinero, sino también gastar tu dinero sabiamente. Es decir, tener en cuenta que algunas cosas pueden ser baratas ahora, pero en realidad te costarán más a largo plazo. Echemos un vistazo a cuándo es lógico gastar un poco más ahora para ahorrar más tarde.

Cómo funciona realmente el ahorro

El ahorro, al igual que la productividad, no se trata sólo de ahorrar dinero y ahorrar dinero, sino de gastar sabiamente en las cosas correctas para que tener dinero para las cosas que son importantes para usted. La meta es que usted pueda ahorrar fácilmente para tus metas (o para emergencia) porque usted has sabido tomar decisiones de compra inteligentes. Eso significa que tienes que tener en cuenta el futuro.

Hacer esto requiere más esfuerzo de lo que podrías pensar. Es fácil quedar anclado en comprar la versión más barata de lo que necesites. Lamentablemente, comprar barato puede salir caro a largo plazo, ya sea por cosas como mantenimiento, o el reemplazo cuando tienes que comprar la misma cosa barata una y otra vez. Si realmente quieres ahorrar dinero e invertir en calidad, hay algunas veces que tiene sentido gastar más dinero para no encontrarte con esos gastos después.

 

Cuándo tiene sentido gastar más hoy en calidad para ahorrar mañana

Hay dos factores importantes que tienes que considerar cuando estás haciendo una compra, ya sea de unos vaqueros o de una casa: precio y calidad. Es fácil ir a lo barato cuando piensas que es una compra sin importancia, como ropa o artículos de limpieza,  e invertir tu presupuesto en calidad cuando es una compra importante como un coche o una casa.

Tal y como Peter Anderson explica, la mayoría de nosotros hacemos ambas cosas:

Tiendo a buscar lo más barato cuando se trata de cosas que no me importan, o cuando con cosas de una calidad comparable independientemente del precio. Para las cosas que varían enormemente su calidad, tiendo a comprar aquel que tiene una mayor calidad. Después de todo, sólo porque algo es barato, no significa necesariamente que sea económico. Si el artículo más barato se desgasta o se estropea antes de tiempo, vas a terminar gastándote más dinero para sustituirlo.

Por ejemplo, puedes pensar que los artículos de consumo, como los productos de limpieza o de aseo, es mejor buscar lo más barato, pero si terminas comprando más de un producto para obtener el mismo efecto que con uno más caro, realmente estás perdiendo dinero. Aquí hay algunos ejemplos de esto:

Coches, bicicletas y otros modos de transporte: cuando estés listo para comprar un coche, una bicicleta, o invertir en cualquier otro medio de transporte, comprar barato para ahorrar dinero es siempre una mala idea. El coste total incluyendo mantenimiento, reparaciones, combustible, estacionamiento y otros costes también juegan un gran papel.  Alguien que gaste poco para comprar un vehículo barato terminará pagando reparaciones caras o renovaciones, con lo que al final resultará un vehículo caro de mantener. Por supuesto, la gama alta y el lujo no es igual a “mejor”, pero asegúrate de considerar los costes adicionales es invertir tu dinero en las características que son importantes para ti (el consumo para los que conducen largas distancias, la seguridad, etc).

Casas: Cuando compras una casa no es momento de escatimar en detalles, especialmente si esos destalles significan una gran diferencia en lo que gastarás para mantener o reparar tu casa en el futuro. Del mismo modo, es importante recordar que algunas cosas como los metros cuadrados, la ubicación y el vecindario, no son cosas que puedas cambiar fácilmente más adelante y puede que te haga estar insatisfecho más tarde. Las mismas reglas se aplican a los alquileres. No hay razón para derrochar, pero si compras demasiado barato hoy y tu familia crece, volverás a estar en el mismo punto que ahora (comprando una casa nueva) antes de lo que querías. De la misma manera, la compra de una casa barata sin averiguar por qué lo es, puede conducir a los gastos sorpresa en el futuro. Debes inspeccionar la casa y conocer todo lo que puedas sobre la propiedad antes de decidir.

Bolsos, carteras, monederos, equipaje y otros artículos de transporte: Las carteras, bolsos y otros artículos de uso diario son cosas en las que confías y de las que dependes cada día. Claro, hasta cierto punto son  artículos sustituibles, siempre se puede encontrar otra bolsa, u otra cartera. Pero la compra de una calidad significa que gastarás menos a largo plazo reemplazándolos cuando se hayan desgastado.  En pocas palabras, tiene mucho más sentido comprar una bolsa de 100 €que durará 15 años más de una bolsa de 50€ que va a durar dos. Hay una gran diferencia entre el equipaje bien hecho y el equipaje barato, de la misma manera que hay una gran diferencia entre una cartera de plástico de una tienda cualquiera y algo hecho a mano que durar toda la vida.

Electrodomésticos y productos energéticamente eficientes: invierte un poco más de dinero en la calidad de tus electrodomésticos y obtendrás un producto eficiente y en el que poder confiar que te ahorrará dinero a largo plazo. Básicamente, tienes que hacer algo de matemáticas antes de decidir cuánto gastar. Si tu idea es tener el artículo bastante tiempo, es mejor comprar un modelo algo más caro pero más eficiente, que te hará ahorrar dinero a largo plazo. Incluso si planeas vender el artículo, todavía tiene más sentido, ya que podrás obtener más dinero por él. También debes tener en cuenta la garantía y los costes de mantenimiento. Cosas como las bombillas de bajo consumo energético o baterías recargables y otros productos son normalmente más caros, sin embargo, recuperarás rápidamente tu dinero en la energía que ahorrarás con ellos. La compra de una bombilla LED que dura 5-10 años es claramente más rentable que la compra de un CFL que dura 2-5 años, incluso sin tener en cuenta el ahorro en tu factura de la luz.

Mobiliario: en general no vale la pena comprar muebles baratos, puesto que se desgastarán o te costará más dinero repararlos. Pero también has de tener en cuenta por cuánto tiempo planeas utilizarlos. Un sofá barato te destrozará la espalda si vas a estar en él varias horas cada noche, pero un colchón barato te hará un miserable sí o sí. Sin embargo, si te mudas regularmente, entonces no importa que los muebles sean menos duraderos porque tendrás que reemplazarlos constantemente. Pero aún así tiene más sentido comprar piezas de calidad y atemporales que son lo suficientemente fuertes para desplazarlas cuando te mudes en lugar de comprar muebles nuevos cada vez.

« Siguientes entradas